Cerraduras Embutidas. Cual compro ?

Las cerraduras para embutir son cerraduras que van situadas en el interior de la puerta, lo cual las hace piezas bastante discretas, pues todo el mecanismo quedaría oculto.

Entre las cerraduras para embutir, tenemos distintos modelos y prestaciones. Hay modelos de seguridad, que ofrecen protecciones adicionales como autobloqueo, que traba la cerradura por completo si percibe un intento de violación de su mecanismo. Son un tanto más costosas, pero vale la pena si de aumentar nuestra seguridad hablamos.

¿ Que Cerradura Para Embutir Compro?

Hay varios apartados a tomar en cuenta:

Primero y principal está tu presupuesto, para saber cuál es la mejor opción dentro de lo que puedas pagar. Recuerda que, en materia de seguridad, el dicho que reza “menos es más” no aplica para nada, mientras más inviertas en tu seguridad, más protegido estarás y te sentirás más seguro.

Vete por las mejores marcas siempre, quizás veas un modelo que dice tener más o mejores prestaciones que sea de una marca genérica o desconocida, pero es mejor irse por lo que conozcas y sepas que es de calidad. Además, mientras más utilizada sea la marca de la cerradura que compres, más cerrajeros sabrán trabajarla si llega a haber un problema.

La calidad del cilindro es clave. Lo mejor que podéis hacer es hacerte con un cilindro a prueba de palancas, así te proteges del método más común de violación de puertas de todos. Otras prestaciones como protecciones contra ganzúas y taladros también son excelentes de tener. Mientras más protecciones tenga, más difícil será para los vándalos irrumpir en tu propiedad.

¿Cómo se Instalan las Cerraduras Para Embutir?

Vamos, al fin tienes tu cerradura ideal, ahora viene el momento de decidir si vas a instalar la cerradura por ti mismo o si contratarás a un cerrajero profesional para que lo haga. Si tienes las herramientas que hacen falta, como destornilladores, taladro, cinta para medir, lima y cualquier otra cosa que las instrucciones de la cerradura indiquen: Si tienes lo necesario y te sientes seguro, procede a hacer la instalación, si no, contrata a un profesional, ya que una instalación defectuosa es un grave compromiso de tu seguridad.

Pasos de la Instalación

Lo primero es ver si la puerta abre hacia la derecha o hacia la izquierda, esto influye incluso en el modelo de cerradura que vas a comprar.

Luego, si la puerta no tenía cerradura y no hay ranura donde instalar, vamos a tener que crearla, esto es algo un poco complicado, pero aquí te damos las instrucciones necesarias para hacerlo sin problemas. Si la puerta ya tenía una cerradura anteriormente, será una instalación más simple, sobre todo si las cerraduras son de medidas idénticas.

Para comenzar deberás marcar la zona de 1.05 cm de altura más o menos, con el objetivo de que quede la manivela a una altura adecuada.

Para crear la ranura en caso de que no la haya, debes marcar con un lápiz el punto de 1,05 metros de altura, del lado donde se vaya a instalar la cerradura. Luego, con un taladro, haz los hoyos necesarios para crear la ranura, en las instrucciones de la cerradura debería decir cuáles son los puntos a taladrar. Aquí, tanto la lima como el formón te serán muy útiles para crear los hoyos de las medidas exactas. Toma en cuenta que, si vas a hacer la instalación en una puerta metálica, puede que se te complique un poco la parte de hacer los hoyos.

Una vez hecho esto, podrás instalar la caja. Si los hoyos han sido perfectos, la caja debería entrar sin problema alguno. Recuerda que una mala instalación comprometería tu seguridad, si ves que no están saliendo bien las cosas, siempre podéis llamar a un cerrajero.

Ahora vamos con el bombín, que será instalado con ayuda de la corona dentada, haremos otra ranura con ella. La ranura debe estar perfectamente colocada en los dos lados de la puerta. Lo último es colocar el escudo de la cerradura junto con los embellecedores.

En caso de que ya hubiese una cerradura de antemano ahí, todo es mucho más fácil. Si cuentan con las mismas medidas exactamente, sólo es cuestión de desatornillar la cerradura vieja y hacer encajar la nueva. Es un proceso sencillo, pero si piensas que la mejor opción es contratar a un profesional, no dudes en hacerlo, lo más prudente es irse por lo seguro siempre.